Blog

Mientras la UE visita La Habana, cinco verdades sobre los derechos humanos en Cuba

Desde las protestas de julio de 2021, cerca de 1.000 personas han sido detenidas en la isla por motivos políticos. Foto: John Doe en Unsplash.


Publicado de manera original en inglés en la sección de opinión de EUObserver, el 22 de noviembre de 2023.
Por: Camila Rodríguez
EN EL EXILIO DE CUBA

Escribo estas palabras en el exilio. Salí de Cuba hace casi exactamente un año, después de meses de haber sido amenazada por la seguridad del Estado para detener mi trabajo de defensa de los derechos humanos dentro de Cuba.

Mi historia es la de decenas de activistas, periodistas, disidentes políticos y artistas inconformistas que en los últimos años se han visto obligados a subir a un avión. Y en muchos casos, seguir las rutas migratorias que atraviesan medio continente americano para llegar a un lugar seguro donde empezar de nuevo.

El miércoles (22 de noviembre), Eamon Gilmore, representante especial de la UE para los derechos humanos, llegará a un país sumido en la agitación, mientras la gente huye de la represión gubernamental. Llegará en medio de un asedio gubernamental intensificado. La voluntad de hablar con él podría llevar, como mínimo, a horas de interrogatorio o desaparición forzada para quienes deseen compartir en primera persona cómo los ha oprimido el régimen de La Habana.

La visita de Gilmore corre el riesgo de legitimar al régimen cubano si no adopta una postura pública firme sobre la situación de los derechos humanos y expresa su solidaridad con los defensores de los derechos humanos. Un régimen que ha destruido sistemáticamente la posibilidad de actuar de una sociedad civil independiente, ha fragmentado a una generación de personas honorables, ha destrozado la paz de cientos de hogares y ha desgastado, si es que era posible hacerlo aún más, la esperanza de Democracia y justicia en Cuba. 

Si mis hermanos y hermanas en esta lucha que actualmente están en Cuba no pueden hablar con Gilmore, si quienes asisten a una reunión en una habitación gélida vigilados por una foto de una hermosa playa cubana comparten una versión manipulada de nuestra realidad, quiero usar este espacio para compartir cinco verdades que el representante especial debe conocer. Una realidad de la que debería ser consciente antes de llegar a Cuba y posar con el dictador en una imagen de sonrisas y complicidad.

En primer lugar, esta visita se realizará en el contexto de una creciente crisis sistémica. Aunque el gobierno no publica datos actualizados sobre la pobreza en Cuba, los expertos han advertido de la creciente precariedad de vida de la mayoría de los ciudadanos .

Ha priorizado la construcción de hoteles para el turismo extranjero, que no alcanza los niveles de ingresos proyectados , mientras que la salud pública, la educación y la gestión energética carecen de infraestructura. Al mismo tiempo, los niveles de violencia, feminicidios y protestas públicas antigubernamentales van en aumento .

En segundo lugar, desde las protestas de julio de 2021, casi 1.000 personas permanecen detenidas en la isla por motivos políticos. La mayoría de ellos provenientes de oleadas de protestas públicas exigiendo condiciones de vida dignas y libertades políticas. El número actual de presos políticos en Cuba es varias veces superior al total en el resto de la región, incluyendo incluso a Nicaragua y Venezuela, que han sido señaladas por no respetar el derecho a la libre expresión y asociación.

En tercer lugar, las personas detenidas viven en condiciones terribles, bajo custodia estatal, no sólo expuestas a enfermedades como la tuberculosis, sino también a torturas y tratos inhumanos y degradantes. Las constantes violaciones de derechos humanos dentro de las cárceles del país ocurren sin que actores internacionales imparciales como la UE realicen visitas in loco como parte de los mecanismos de supervisión, ya que la legislación cubana las descuida o las prohíbe.

En cuarto lugar, la represión se ha intensificado tras la entrada en vigor del nuevo código penal. Desde diciembre pasado, al menos 25 disidentes cubanos han sido detenidos, ya sea bajo condena o bajo investigación, por presuntamente haber cometido delitos políticos. El nuevo código, que amplía la pena de muerte a una veintena de delitos, la mayoría de ellos de carácter político, penaliza con hasta diez años de prisión la recepción de fondos para apoyar a la sociedad civil. Mientras tanto, no se ha anunciado ninguna disposición que legalice los derechos de reunión y asociación pacíficas.

Y finalmente, la actual emergencia política en Cuba también es evidente por el reciente aumento de personas que abandonan el país, con cifras que ahora suman más de 300.000 cubanos.

Entre los que han abandonado el país se encuentran miles de personas que participaron en movimientos cívicos y huyen del país bajo amenaza de la seguridad del Estado. Por tanto, las expatriaciones forzosas de cubanos han sacudido a una parte considerable de la población cubana; no son simplemente una práctica represiva utilizada únicamente contra activistas, periodistas, defensores de los derechos humanos y otros actores clave de la sociedad.

En momentos en que la UE está revisando sus agendas y prioridades de política exterior para América Latina, quienes conformamos la sociedad civil cubana independiente, dondequiera que nos encontremos actualmente, esperamos que la UE, en la agenda y objetivos del Diálogo Político y Acuerdo de Cooperación con Cuba, implemente acciones concretas en apoyo al pueblo de Cuba y asistencia a las víctimas de la represión y sus familias.

Si el Estado cubano no ofrece garantías de respeto a los derechos humanos y de existencia de una sociedad civil independiente, y mecanismos de evaluación, pedimos a la UE que suspenda el acuerdo intergubernamental.

La situación de los derechos humanos ha empeorado en los años transcurridos desde su creación, ya no podemos creer en la eficacia de este acuerdo como instrumento a favor de los derechos humanos.

Seguiremos luchando, quizás nadando contra corriente, incluso cuando el aumento de la represión estatal nos obligue a hacerlo fuera de nuestras fronteras nacionales.

Versión original en español publicado en Amnistía Internacional Américas:
https://www.amnesty.org/es/latest/news/2023/11/cuba-european-union-human-rights/

Botón volver arriba